El uso que hacemos del Territorio ha cambiado mucho en las últimas décadas, pasando de una sociedad agrícola que vivía en el campo a una sociedad urbana. Esto hace que el campo sea hoy en día un lugar de asueto y esparcimiento con segundas residencias en el mismo y con un cambio del uso del terreno.

Estos nuevos usos requieren por lo tanto una gestión y ordenación del territorio diferente, más adecuada a la utilización que se hace hoy en día.

Para la correcta ordenación del territorio es necesario el estudio previo del medio, el análisis de la situación y la caracterización ambiental de la zona. El conocer el territorio en profundidad nos ayuda a resaltar los valores naturales, etnográficos, paisajísticos y sociológicos del lugar para potenciarlos y protegerlos poniéndolos en valor.

Este análisis se realiza por medio de profundos estudios tanto de la geología, la flora, la vegetación y lafauna, como de la etnografía, arqueología y la sociología sin olvidar la arquitectura tradicional.

Pero no sólo los valores ambientales positivos sino también una correcta catalogación de los problemas ambientales o riesgos naturales posibles para su eliminación o disminución de los posibles riesgos, tales como la eliminación de vertederos ilegales o los riesgos geológicos, además de acompañarlo con campañas de sensibilización ambiental para evitar volver a la misma situación.

Con todo ello elaboraremos la propuesta de mejoras, los usos más adecuados para el territorio, los modelos constructivos que sean acordes al entorno, de manera que protejamos el paisaje también desde ese punto de vista, potenciando el uso lúdico de los espacios públicos, al tiempo que se potencia la educación y sensibilización ambiental en estos lugares.